Asambleas Populares para Luchar Contra la Desigualdad Llamado a la acción para Octubre 2020

¿Qué? Una serie de Asambleas populares organizadas por las alianzas nacionales en África, Asia, América latina, Europa y una Asamblea mundial

¿Cuándo? Las Asambleas populares se celebrarán en alrededor de 10 países del 23 de septiembre al7  de octubre .La Asamblea popular mundial tendrá lugar el 10 de octubre. Debate en los  medios  sociales con el FMI/Banco mundial en la semana de 12 de octubre.

¿Dónde?? Las Asambleas nacionales tendrán lugar a nivel nacional combinando reuniones  presenciales con las virtuales según la situación acerca de los confinamientos y los niveles de riesgo del Covid-19.La Asamblea mundial se celebrará virtualmente.

El contexto

Los Gobiernos del mundo han declarado una emergencia de salud pública a la luz de la pandemia del Covid-19, han  impuesto  restricciones a la libre circulación, cuarentenas y  confinamientos, detenido los negocios no esenciales. En el plano internacional cada vez más personas son expuestas a los riesgos de salud y a las consecuencias de la crisis económica con el confinamiento. El Covid -19 ha desnudado e intensificado las desigualdades alarmantes y sistémicas dentro de nuestras sociedades. Hay  impactos mayores y desiguales de las medidas oficiales de respuesta a la pandemia  sobre la vida de la gente. El confinamiento no es una  realidad ni una posibilidad  para la mayoría. El asunto es que estas medidas afectan negativamente a los pobres más que a  los ricos. A los trabajadores temporales  e informales más que a los formales. A las  mujeres más que a los hombres. A los pequeños agricultores más que a los que mandan el sistema alimentario. Es especialmente el caso de la clase obrera y de los más vulnerables que están en la vanguardia de la construcción del movimiento de la Alianza para la Lucha contra las Desigualdades- desempleados, trabajadores informales y precarios, mujeres, jóvenes, discapacitados, imunocomprometidos, y  habitantes de asentamientos informales, lejanos y de zonas vulnerables.

Durante esta  crisis, la Alianza para la Lucha contra la Desigualdad expresa su solidaridad con todos y todas cuyas vidas son afectadas por la pandemia y  se está organizando para los cambios estructurales desde las bases. Frente a una pandemia que solo se da una vez en una generación, el  pueblo se está organizando de manera inspiradora sabiendo que los movimientos dirigidos por el pueblo y las soluciones que planteen éste constituyen la única esperanza que nos queda.

Nos hace falta ampliar nuestra voz y nuestro poder colectivos en el futuro inmediato en nuestros  países y regiones y en el mundo. La  pandemia significa que la vida ‘normal’  ya no existe. Nos da un futuro potencial más allá del Covid-19 y que sea radicalmente diferente-equitativo, justo y sostenible. Ya no habrá una vuelta a lo normal. Nos corresponde luchar juntos para alcanzar esta meta.

¿Cómo movilizarnos?

Los Gobiernos nuestros y las instituciones internacionales cuyas decisiones y normas determinan las políticas que influyen  sobre  nuestras sociedades y vidas  ya están tomando decisiones importantes acerca  de la respuesta al Covid-19 (mediante las medidas de salud  pública, estados de desastres/urgencias y los conjuntos de medidas /presupuestos de urgencias adoptados) y tomarán más decisiones  importantes en los meses venideros. Están decidiendo qué  medidas adoptar  frente a la recesión mundial que debe producirse en todos los países  mientras reflexionan sobre la posible forma que tomará  la ‘recuperación’. Se trata pues de una batalla  frente a las opciones políticas específicas que puedan adoptar los Gobiernos y también  las  ideas narrativas sobre el tipo de sociedad  y de economía en que queremos vivir.

Para responder a ello, nos movilizaremos y aunaremos nuestros esfuerzos en gran escala en un acción dirigida por la masa, liderada por los que están en la vanguardia de la lucha contra la desigualdad quienes constituyen el grueso de la membresia de la ALD  con el objetivo de transformar las normas vigentes así como la acción consiguiente que lleven a cabo   los Gobiernos y las Instituciones financieras internacionales (IFI) a nivel mundial. Plantearemos nuestra visión alternativa  sobre la reconfiguración de la recuperación  y de la economía mundial  mediante una serie de Asambleas populares/Reuniones populares anuales  que se celebrarán en octubre  y pensamos organizarnos en alrededor 10 países claves. Llegada esta fecha y en  dependencia de la situación, dichas asambleas tendrán lugar de modo presencial y virtual.

Las  conclusiones  de estas reuniones serán presentadas en una Asamblea popular mundial para hacer entender las reivindicaciones a nivel mundial. Además, en octubre y con el objetivo de construir las sociedades justas, equitativas y sostenibles que queremos, participaremos en un acto mundial (V. propuesta separada sobre el debate en las medias) con los jefes de las IFI durante el cual  se escucharán  a nuestros  representantes de las bases dentro del marco de las reuniones del Banco mundial/FMI  donde los Jefes de Estado y los Ministros adoptan decisiones importantes. Es probable que se realicen más actividades nacionales y regionales.

¿Por qué actuamos ahora?

La pandemia ha expuesto abiertamente más que nunca las desigualdades sistémicas contra las cuales  venimos luchando. El Covid-19 has puesto al desnudo defectos fatales del neoliberalismo, nuestros sistemas de salud pública, servicios sociales quebrantados, la gente viene organizándose en las bases como respuesta poniendo de relieve las desigualdades flagrantes expuestas por la pandemia, demostrando la solidaridad y la atención mientras van insistiendo  en respuestas de Gobiernos que trabajan por el pueblo y que no rescatan  los billonarios y las grandes empresas.

Estamos viviendo una pandemia sin precedentes que reconfigurará nuestras sociedades y economías durante la próxima década  y más allá. Mientras construimos  alianzas en las bases en los países del mundo con gran impacto a pesar  de nuestros pocos recursos y llevamos a cabo acciones mundiales cada vez más visibles, hemos tenido la oportunidad de ampliar nuestros métodos de organizar  las bases y de plantear la visión alternativa de las economías y las sociedades que queremos. De estos debates y decisiones cuyo objetivo es la reconformacion  de nuestras economías a nivel nacional, regional y mundial se nota la ausencia de la voz colectiva y del aumento del poder de los que están en la vanguardia contra la desigualdad. Muchos otros esfuerzos de la  sociedad civil, los catedráticos  y demás aliados comparten nuestra  visión para las sociedades equitativas que redistribuyen el poder y la riqueza  pero no se ha destacado el liderazgo ni  las acciones colectivas de la vanguardia contra la desigualdad, tarea vital que se le puede encargar a la Alianza para la Lucha contra la Desigualdad.

La pandemia sanitaria mundial y la recesión económica mundial han dado un enfoque nítido a la necesidad de un cambio sistémico. No podemos seguir con los asuntos usuales en tiempos inusuales .No reuniremos como alianza y como gente padeciendo el impacto de la pandemia et de la recesión económica para expresarnos: ¡otro mundo es necesario!

¿Cómo se presenta el éxito?

-Un voz más fuerte de la vanguardia contra la desigualdad al menos en 10 países para reconformar las políticas de los Gobiernos y de las IFI para los cambios estructurales permitiendo a nuestras economías de luchar contra la desigualdad  durante y después del Covid-19 (del nivel local al nacional, del nacional el mundial)

-Un espacio cívico más amplio para asegurar los derechos democráticos y la toma de decisiones por  de los ciudadanos, reducción de la concentración centralizada de poder

- Fortalecer las alianzas nacionales en 10 países también a escala regional y mundial para que se pongan de acuerdo sobre las reivindicaciones y la visión compartida acerca del modo de reconfiguración de sus economías y sociedades de abajo hacia arriba y que tengan una capacidad más grande para actuar de manera concertada  a nivel mundial.

-Intensificación del  debate en las medias acerca de nuestra voz colectiva y nuestras reivindicaciones en los medios del mundo, generando respuestas de los Gobiernos sobre las políticas nacionales y de los IFI sobre las prioridades mundiales (incluidas las nacionales y mundiales).

- Lograr 1 u 2 cambios en las políticas de lucha contra la desigualdad, cambios que se pueden lograr mediante la acción colectiva durante la pandemia del Covid-19 y mas allá (por ejemplo en los campos de la salud pública, ingreso básico universal, nivel mínimo de protección social global, impuestos sobre patrimonio, derechos femeninos, reconocimiento y garantía de los derechos socio-económicos, etc.)

El impacto político de esta acción se observará en las medidas de lucha contra la  desigualdad durante la pandemia del Covid-19 y después: salud pública universal y gratuita, protección social universal/ingreso básico y el mejoramiento de la prestación  y el financiamiento de la atención médica por los Gobiernos, impuestos progresivos  sobre  la renta y el patrimonio  así como los esfuerzos hechos en la lucha contra la evasión de impuestos, derechos sindicales fortalecidos, derechos de la mujer  y los derechos de grupos marginados, salarios mínimos más altos , el mayor financiamiento externo  y la anulación de la deuda  con el objetivo de apoyar  gastos públicos  más altos y evitar la austeridad. Estas medidas deben reflejarse a nivel nacional  (sobre todo en los 10 países contemplados)  y a escala mundial por  las IFI.

¿Cuál será nuestra estrategia?

La estrategia implica la acción que se dará en lo inmediato y a largo plazo a nivel nacional, regional y mundial;

Acción a nivel nacional

Las alianzas nacionales deben basarse en los métodos de organización que se viene desarrollando y tener simultáneamente las Asambleas populares/Reuniones populares anuales durante la primera semana de octubre 2020 en los 10 países. Estas reuniones propician la plataforma en el marco de la cual la  vanguardia contra la desigualdad se encargará de evaluar la trayectoria de sus Gobiernos respectivos  en su empeño por abordar  la desigualdad y de hacer propuestas de alternativas claras con respecto a la  transformación económica en sus sociedades con el objetivo de  afrontar  las desigualdades estructurales  exacerbadas en la actualidad  por el Covid-19  pero que existen hace décadas y siglos.

Por ahora, tanto los gobiernos a  nivel nacional como las instituciones internacionales han respondido la crisis principalmente en términos de crisis de la salud pública. Se ha profundizado la desigualdad puesto que las respuestas socio –económicas  no han  servido sino  los ricos. Esto no supone que los nuevos arreglos políticos derivados de la pandemia del Covid-19 ofrezcan más  igualdad y sociedades más equitativas. Debemos prepáranos para  luchar en el escenario que se produzca.

Acción a nivel  regional

El trabajo de la Alianza regional  se basará en las actividades de las alianzas nacionales y tendrá como tarea  la fundación de más alianzas nacionales en todas  las regiones. Las actividades en las regiones brindarán las oportunidades por consolidar  y definir las perspectivas regionales  dado que los países deben colaborar para hacer frente a los choques externos que afectan cada región respectiva. Las regiones  enfrentan cada una desafíos  y oportunidades específicos que se deben analizar, expresar y abordar de forma colaborativa para superar la crisis y  hacerse más resistentes con la solidaridad.

Acciones a nivel mundial

Nuestras Asambleas populares servirán de contrapunto a las reuniones oficiales de las IFI y generarán  interés así como un debate más amplio sobre  las alternativas reales que permitan la construcción de las sociedades justas, equitativas  y sostenibles que vislumbramos. Las conclusiones de estas reuniones  serán presentadas en webinarios mundiales de alto nivel con los jefes de las IFI escuchando los representantes del pueblo y mediante acciones mundiales coordinadas teniendo por objetivo las reuniones del Banco mundial/FMI en octubre donde  Jefes de Estados y Ministros deben adoptar muchas decisiones claves para la construcción de las sociedades justas, equitativas y sostenibles que vislumbramos.

Los principios de las Asambleas populares de la Alianza para la Lucha contra la Desigualdad

Estos principios deben ubicarse en el contexto nacional con el enfoque principal siguiente:

- Democrático y participativo

- Involucrar sobre todo los afectados por la desigualdad incluidos los pobres, las mujeres, los desempleados y la juventud

- Adoptar métodos de educación popular (comenzar donde se encuentra la población)

- Inclusivo y en gran escala

- Construir el poder popular

- Formular la visión y las  reivindicaciones colectivas del pueblo

¿Que sucederá después de octubre 2020?

Con el interés más grande a nivel mundial en octubre 2020, seguiremos con las siguientes estrategias (adaptadas a un clima externo muy impredecible) durante los 12 a 18 meses que vienen:

-La construcción continúa del movimiento a nivel nacional y regional y la profundización de la acción colectiva posible entre los aliados nacionales de la Alianza para la Lucha contra la Desigualdad.

-Llevar a cabo campañas dirigidas sobre los mayores cambios políticos  que se posibilitaron (y que forman parte de los temas debatidos por nuestras Asambleas populares) y por los cuales debemos continuar la campaña en el contexto  de  los cambios más amplios que queremos ver.

-La intensificación a nivel mundial y los lazos con la acción nacional y también la narrativa mundial sobre los cambios  posibilitados por la acción popular en el periodo post-pandémico.

¡ÚNETE A LAS ASAMBLEAS POPULARES DE OCTUBRE DE 2020!

Para más información contáctenos en info@fightinequality.org.